Un millón de autónomos declara haber perdido más de 30.000 euros por la pandemia

Ocho meses después del inicio de la pandemia de Covid-19 tres de cada cuatro trabajadores autónomos tienen algún tipo de restricción a su actividad y el 29% (un millón de ocupados) asegura que en todo este tiempo ha experimentado pérdidas superiores a los 30.000 euros, según el octavo barómetro elaborado por la asociación de autónomos ATA. Según este sondeo realizado a más de 2.000 autónomos entre el 20 y el 24 de noviembre ante la pregunta de cuánto dinero han perdido en esta crisis, extrapolando la cifra al total del colectivo, estos trabajadores habrían perdido un total de 60.000 millones de euros en 2020. La fiabilidad técnica de esta encuesta es del 95% y su margen de error del 2,17%, según han explicado desde esta asociación.

De todos los autónomos que tienen asalariados a su cargo casi la mitad (el 44,8%) ha solicitado ERTE o tiene previsto hacerlo y solo uno de cada cinco autónomos ha incorporado a todos sus trabajadores tras el ERTE. Además, el 35,7% de los autónomos con trabajadores asegura que en estos momentos no tiene liquidez para afrontar despidos, cuando un porcentaje similar no sabe si podrá mantener su plantilla el próximo año y alrededor de 450.000 ya sabe que sí hará algún tipo de ajuste de plantilla en los próximos meses.

Para afrontar toda esta situación aproximadamente un millón de autónomos ha solicitado financiación durante la pandemia y se la han concedido, frente a 300.000 a los que se la han rechazado. De los que sí han conseguido financiación, unos 800.000 la han obtenido a través de los préstamos y avales públicos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y los 200.000 restantes por otras vías.

Además, más de medio millón de autónomos han pedido desde el pasado 1 de octubre la prestación extraordinaria por cese de actividad. Precisamente, hoy se ha conocido que la Seguridad Social ha abonado hoy casi 290 millones de euros a 355.364 autónomos en distintas prestaciones puestas en marcha por el Gobierno para paliar las consecuencias de la pandemia. Ante esta situación el presidente de ATA, Lorenzo Amor ha declarado: “Se hace urgente establecer desde ya un plan de emergencia que prorrogue las ayudas existentes hasta el 31 de mayo de 2021, facilite la liquidez e impulse el consumo y la demanda con el fin de amortiguar la caída de la actividad y evitar el cierre de empresas y autónomos y por ende la destrucción de empleo”.

La fotografía de la actividad actual del colectivo de autónomos es que casi el 20% de los encuestados (unos 620.000) ha señalado que tiene su negocio cerrado totalmente y el 4,1% lleva con la persiana bajada desde que se inició la crisis del Covid-19 a mediados de marzo. Mientras que se encuentran el 56,6% de los encuestados que, aunque han abierto, se encuentran funcionando al 17,6%. Y solo el 15,7% de los encuestados ha afirmado que está abierto y funcionando con total normalidad. En el lado contrario, Amor ha asegurado que unos 100.000 autónomos han reconocido que facturan más que antes de la crisis.

(Cinco Días, 01-12-2020)

archivado en: ,